IGP Judías de El Barco de Ávila

 

En los últimos años el consumo de legumbres vuelve a remontar en España debido a las diferentes campañas que se vienen llevando, tras la declaración por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, del 2016, como el Año Internacional de las Legumbres .

 

Pero aún así siempre conviene aclarar las principales razones por la que debemos consumir legumbres de calidad certificada, como las Judías de El Barco de Ávila Indicación Geográfica Protegida.

 

 

 

Son sanas, saludables, sostenibles y comprometidas con el desarrollo rural.

 

  • Las Judías de El Barco de Ávila IGP son especialmente ricas en proteínas, fibra y minerales.
  • Cobran vital importancia la calidad de las proteínas que ofrecen, ya que poseen un valor biológico superior debido a sus aminoácidos esenciales.
  • Además son esenciales para fijar nitrógeno, ayudando así a enriquecer los suelos.

 

 

 

 

Riguroso control de calidad

 

  • El Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida "Judías de El Barco de Ávila", certifica la calidad y el origen del producto y trabaja día a día para que los consumidores saboreen con plenas garantías este famosísimo producto.
  • Sus controles, coordinados por un moderno plan informático, abarcan todo el ciclo de producción y elaboración de las judías, comenzando por la semilla, pasando por las parcelas de cultivo, sus labores tradicionales, su selección, y finalizando con el empaquetado en las plantas envasadoras.
  • Sólo en el caso de que las judías hayan superado todos los controles realizados a lo largo de su ciclo, consiguen ser envasadas bajo la marca y logotipo de "Judías de El Barco de Ávila".

 

 

 

Conoce las diferentes variedades

 

Las Judías de El Barco de Ávila son judías secas separadas de la vaina, procedentes de plantas de la familia de las leguminosas, especie “Phaseolus vulgaris”, de las variedades blanca riñón, blanca redonda, arrocina, planchada, morada redonda, morada larga y judión del Barco. Todas ellas producidas en el área geográfica de El Barco de Ávila.

 

Variedades: Blanca Riñón, Blanca Redonda, Blanca Planchada, Judión, Arrocina, Morada Larga y Morada Redonda.

 

 

 

 

Un tesoro gastronómico

 

A la hora de la cocer no se deshacen y proporcionan un caldo de gran sabor.

 

Desde el punto de vista organolétrico destacan especialmente por su textura finísima y la suavidad de su piel, que no es apenas perceptible.

 

Hablar de Judías de El Barco de Ávila IGP es hablar de sabor: exquisito, elegante, suculento. Un lujo al alcance de todos los bolsillos.

 

 

 

Siempre con garantía de origen

 

  • Los graneles en el mundo de la legumbre, siguen siendo todavía hoy una fuente de confusión para el consumidor ya que atribuyen, generalmente, falsas procedencias y propiedades a estos productos.
  • Las Judías de El Barco de Ávila sólo se vendes envasadas y en todos sus envases llevan la contraetiqueta numerada del Consejo Regulador, que es la que entrega éste a cada envasador, cuando las judías han superado todos los controles exigidos.
  • Consume siempre productos envasados y etiquetados con todas las garantías. No olvides que su salud comienza por la seguridad en su alimentación.

 

 

 

 

 

Por ello te invito a consumir Judías de El Barco de Ávila, siempre envasadas y con la contraetiqueta numerada, perteneciente al Consejo Regulador. Solo así tendrás la certeza absoluta de estar disfrutando de las auténticas. Un producto sano, saludable, versátil y organolépticamente perfecto, con el que elaboro todas las recetas tanto en mis programas de TV, radio o medios digitales. Solo así estoy seguro de que salen perfectas. 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© David Monaguillo 2020