IGP Garbanzo de Fuentesaúco 

 

Historia viva de las leguminosas

 

El cultivo del garbanzo en la comarca de Fuentesaúco no es flor de un día, ya que llegó a la zona de manos de la colonización romana. Las referencias escritas son innumerables y todas ellas abundan en su enorme calidad, hasta el punto de llegar a contar en el  siglo XVI con la protección real e incluso llegar a venderse en la Corte de manera habitual.


Actualmente cuenta con el reconocimiento de la Indicación Geográfica Protegida, una figura de calidad que avala su singularidad.

 

A la hora de diferenciarlo del resto, debemos tener en cuenta que es de un tamaño medio-grande, con un color cremoso, pico curvo y pronunciado y piel de un rugosidad intermedia.

 

Una vez cocido se muestra intacto, con un hollejo suave y un albumen muy mantecoso y uniforme. Una verdadera joya gastronómica. 

 

 

 

 

Calidad certificada


El Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida "Garbanzo de Fuentesaúco", certifica la calidad y el origen del producto y trabaja para que el consumidor disfrute con todas las garantías de este extraordinario producto.

 

Un ambicioso plan de control, que abarca todo el ciclo de producción y elaboración del garbanzo, comenzando por la semilla, pasando por las parcelas de cultivo, sus labores tradicionales, su selección, y finalizando con el empaquetado en las plantas envasadoras, garantiza su calidad y origen.

Sólo en el caso de que los garbanzos hayan superado todos los controles realizados a lo largo de su ciclo, consiguen ser envasados bajo la marca y logotipo de "Garbanzo de Fuentesaúco".

La contraetiqueta numerada

 

A la hora de adquirirlo el consumidor debe saber que el Garbanzo de Fuentesaúco no se comercializa a granel. Solo se vende envasado y, todos sus envases, llevan la contraetiqueta numerada del Consejo Regulador, que es la que entrega éste a cada envasador, cuando los garbanzos han superado todos los controles exigidos.

 

 

Por ello te invito a consumir Garbanzo de Fuentesaúco siempre envasados y con la contraetiqueta numerada perteneciente al Consejo Regulador. Solo así tendrás la certeza absoluta de estar disfrutando del auténtico Garbanzo de Fuentesaúco IGP. Un producto sano, saludable, versátil y organolépticamente perfecto, con el que todas las recetas que os propongo tanto en mis programas de TV, radio o medios digitales, saldrán perfectas.

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© David Monaguillo 2018